Diferencias entre budismo y sintoísmo en Japón ¿Cómo diferenciar un templo budista de un santuario sintoísta?

El budismo y el sintoísmo son las dos religiones principales que conviven en Japón. Sin embargo, aunque cada una tiene sus características bien diferenciadas , el sincretismo y la superstición dominantes en la vida religiosa de los japonenes complica la vida de los visitantes occidentales.

De este modo, acabamos llamando templo a un santuario budista, o a la inversa. Para evitar estas confusiones, existen algunos trucos para diferenciar ambas religiones.

1. Budismo y sintoísmo: dos religiones distintas desde el origen

El sintoísmo es la religión autóctona de Japón. Se trata de una creencia étnica e indígena que no tuvo nombre hasta la llegada del budismo. Estamos hablando de un culto animista y naturalista, que venera a los antepasados. El término Shinto (神道), de origen chino, significa “el camino de los dioses”.

Por otra parte, es bien sabido que el budismo tiene su origne en India. Las primeras referencias de la llegada de esta religión a Japón se encuentran en el año 250 en el libro chino de Las 24 historias. Precisamente el budismo llegó a Japódesde China y Corea.

+  Diez cosas que debes saber antes de viajar a Japón

2. El budismo tiene escrituras sagradas y el sintoísmo, no

En cuanto a las escrituras sagradas, el budismo persigue las enseñanzas de Buda recogidas principalmente en el Canon Pali, que es común a todas las ramas de esta religión. Por contra, el sintoísmo carece de escrituras sagradas. No obstante, sus preceptos pueden encontrarse recogidos en los libros históricos de Nihongi y Kojiki.

3. El sintoísmo adora la naturaleza, el budismo a su fundador

Los kami (神) son los dioses sintoístas. Estas deidades están inspiradas en los fenómenos atmosféricos, los astros y la naturaleza y representan conceptos abstractos como la misericordia, la prosperidad o la fertilidad.

Así, Amaterasu, tiene forma de mujer y es la diosa del sol. Del mismo modo, Inari, es la diosa de la fertilidad en todos los sentidos y está representada por un zorro.

Kioto 2017

En el budismo, en cambio, se venera la figura de Buda en sus formas anteriores o en su forma final). También se rinde culto a los Bodhisttava, aquellos embarcados en el seguimiento del fundador de esta religión de una manera ejemplar y significativa.

4. Dos religiones con un fuerte arraigo filosófico

Aunque parten de preceptos diferentes, el budismo y el sintoísmo han podido convivir en Japón hasta nuestros días debido a su fuerte arraigo filosófico. De hecho, la mayoría de los japoneses practica las dos religiones por igual a lo largo de su vida.

Pese a no contar con un dogma explícito, el sintoísmo y su complejo sistema politeísta han dado a los japoneses un código de valores práctico y no absolutista. Para el sintoísmo, ni todo es completamente bueno, ni tampoco completamente malo; lo que ha influído mucho en el comportamiento y la forma de pensar de los japoneses.

Por su parte, el budismo es una doctrina filosófica y religiosa que se basa en tres preceptos: la sabiduría, la ética y la meditación. Estos están estrechamente relacionados y uno conduce a los otros siendo necesarios los tres para llegar a conocer el Dharma, la auténtica naturaleza de la realidad.

5. Diferencias entre los símbolos budistas y sintoístas

Kioto 2017

El torii (鳥居) es el símbolo sintoísta pos excelencia. Se encuentra siempre en la entrada de los santuarios y es un arco que simboliza la transición del mundo finito al infinito. Pueden ser de distintos materiales, como piedra o madera, y de distintos colores, siendo el bermellón el más identificativo. La entrada de los templos budistas de Japón también está marcada por una puerta: el mon (門), una construcción de madera más elaborada.

Tokio 2017

Del mismo modo, mientras que las fuentes de purificación marcan la entrada a los santuarios sintoístas, los quemadores de incienso son el elemento purificador de los templos budistas.

Tokio 2017

6. Guardianes del budismo y el sintoísmo

En las entradas de los lugares sagrados de ambas religiones también encontramos guardianes que son diferentes si se trata de un templo budista o de un santuario sintoísta.

Koyasan 2017

En el primer caso, los guaridanes son los Shitennō (四天王). Estos cuatro reyes celestiales son cuatro deidades budistas que protegen los cuatro puntos cardinales. En el segundo, la guardia de los santuarios sintoístas es realizada por animales mitológicos conocidos como Komainu (狛犬) que adoptan la forma de perros, leones o zorros.

Kioto 2017

+  Ruta de 12 días por Japón

Como ves, las diferencias y puntos en común parecen claros. Sin embargo, -como decíamos al inicio- la vida religiosa de Japón se caracteriza por su sincretismo. De este modo, podemos encontrarnos un torii dentro de un gtemplo budista o Komainu guardando su entrada. También podemos encontrar pequeños templos budistas dentro de santuarios sintoístas.

Comentarios

¿Te ha gustado? ¿Tienes dudas? ¡Deja un comentario!