Guía para visitar por libre el Taj Mahal: la perla de la India

Visitar por libre el Taj Mahal es posible y una obligación de cualquier viaje por la India. Para llegar hasta él, se puede viajar en coche desde Deli hasta Agra en un trayecto de unas tres horas y media o desde Jaipur en cuatro horas y cuarenta minutos.

Visto desde la carretera, el Taj Mahal parece inmenso, pero, cuando te colocas bajo el arco de entrada del recinto, es como una perla blanca que flota sobre el horizonte. La perspectiva cambia cuando te aproximas caminando por los jardines y, al ponerse debajo, sorprende por su inmensidad.

El Taj Mahal es un trampantojo y su simetría y pulcritud están ideadas para engañar a la vista.

Descubre más sobre India

La entrada para visitar por libre el Taj Mahal cuesta 1.000 rupias, aunque puede conseguirse más barata con la ayuda de un guía local, pero hay que tener cuidado y comprar los boletos solo en las taquillas oficiales.

El boleto incluye además una botella de agua y unas pantuflas de tela para caminar sobre el mármol del edificio.

+  ¿Sabías que en Machu Picchu puedes bañarte en una cascada?

Aunque recomiendo visitar por libre el Taj Mahal, los servicios de un guía local también nos serán útiles a la hora de realizar el recorrido y agilizar la entrada, y, de paso, estaremos ayudando a la economía de Agra.

Finalmente, lo mejor es visitar el monumento a primera o a última hora, porque -a medida que avanza la jornada- las visitas inundan la paz que inspira esta joya de la India.

Comentarios

Un comentario

¿Te ha gustado? ¿Tienes dudas? ¡Deja un comentario!