Un paseo entre estupas y campanillas en el santuario de In Dein (Myanmar)

En la parte noroeste del Lago Inle se encuentra el fabuloso santuario de In Dein, un conjunto de pagodas y estupas centenarias, fuera de los circuitos turísticos, en el que perderse en un silencioso paseo que solo se rompe por el resonar de cientos de campanillas.

Situado en la zona del lago más alejada de Nyaung Shwe, negocia con tu guía la visita al santuario de In Dein, al que se accede siguiendo una hermosa ruta de canales en la que, a veces, la barca toca el fondo del lago. Es en este camino donde se encuentran los pueblos más auténticos de la zona del lago.

Después de remontar esta pequeña travesía sobre aguas color café, desembarcaremos en un pequeño pueblo presidido por un puente de madera que cruza sobre el lago. A nuestro alrededor, solo encontraremos algunas tiendas de ultramarinos y un par de restaurantes.

+  Adiós al monasterio de los gatos saltarines de Myanmar

Desde aquí, toca seguir a pie. El acceso al santuario se hace a través de una cuesta de algo más de un kilómetro por un camino porticado y flanqueado por puestos de artesanía. Sin embargo, lo verdaderamente hermoso, se encuentra cuando salimos de este camino para perdernos en un bosque de estupas semiderruídas que han sido tomadas por la naturaleza.

De vuelta a la ruta, en la cima del santuario y tras atravesar una austera pagoda rodeada de ofrendas a Buda, un majestuoso conjunto de más estupas reestauradas y cubiertas de pan de oro nos da la bienvenida.

Aquí, el dorado de los pináculos se refleja en un inmaculado suelo de cerámica marrón y, al quedar los hombres en silencio, el viento arrastra la melodía de cientos de campanillas que tintinean en memoria de aquellos por los que fueron levantadas las estupas.

En el camino de regreso al lago, los niños se acercarán pidiendo monedas o algún caramelo y, si entablas contacto con ellos, no dudarán en invitarte a bañarte con ellos en la orilla. También es un buen momento para comer algo y comprar agua para reponer fuerzas.

Y también…

Comentarios

¿Te ha gustado? ¿Tienes dudas? ¡Deja un comentario!