“Tengo miedo de que el turismo haga desaparecer la cultura acogedora de Myanmar”

Sentada en uno de los bancos del jardín de su negocio, Sue, propietaria de la escuela de cocina y hotel Bamboo Delight, cuenta con una sonrisa la historia de su vida. Sin embargo, en sus ojos puede leerse la nostalgia y el miedo a lo desconocido.

“Mi padre comenzó a acoger a los viajeros, aquí, en el Lago Inle desde los años 50″, cuenta la mujer con una amplia sonrisa. “Él trabajaba la tierra y los llamaba desde lejos. Los metía en casa, convivían con nosotros y todos aprendíamos los unos de los otros“, recuerda Sue que, tras la muerte de su padre, heredó ese pedazo de tierra de Nyaung Shwe y decidió transformarlo en una prestigiosa escuela de cocina birmana a la que llega gente de todas partes del mundo.

“Quiero mantener
la filosofía de mi padre”

Siempre dispuestos y amables, Sue y su familia nos ayudaron a organizar nuestra visita al Lago Inle y reservaron nuestros tuc tucs sin pedir nada a cambio. Es más, nos ofreció sombra y agua fría para hacer más ligera la espera.

La comida birmana resulta algo más grasienta que la tailandesa y se basa en el arroz y el picante. Sin embargo, también puedes encontrar unos ricos panes dulces, similares a nuestras torrijas, y el delicioso té de Myanmar que se prepara en polvo y que podrás pedir para desayunar en cualquier parte.

[Descarga el libro de recetas de Sue (gratis)]

Mientras mis compañeros de viaje jugaban con Happy y Lucky, los dos cachorros de la familia, sigo charlando con Sue que cuenta, emocionada, como ha decidido iniciar la construcción de un hotel. “Ya tenemos dos habitaciones”, explica señalando a dos pequeñas cabañas de bambú que se levantan frente a nosotros.

+  9 templos y santuarios imprescindibles en Kioto
Sue Grupo de concina
Sue, junto a un grupo de alumnos en su restaurante-escuela. / BAMBOO DELIGHT

“Yo quiero mantener la filosofía que me enseñó mi padre”, repite con vehemencia. “Por eso empecé ha ofrecer clases de cocina”, reconoce. “En una ocasión vinieron unos españoles, Marta y Javi creo que se llamaban, y me enseñaron a hacer tortilla de patata. A eso me refiero“, explica orgullosa.

Sin embargo, la cara de Sue cambia repentinamente cuando se le pregunta por las perspectivas de su negocio. “Nos va muy bien, pero tengo miedo de que el turismo haga imposible mantener este nivel de proximidad“, explica asustada.

Inmediatamente, la sonrisa vuelve a su cara y nos sigue contando los mejores sitios que podemos ver en el lago. “Hoy tenéis que ir al mercado itinerante, que está en el pueblo”, asegura.

Nuestro transporte llega, ella le da un montón de indicaciones en birmano y nos despide sonriente.

Cuando nos marchamos, Sue entra en la cocina para preparar la próxima clase y estoy seguro de que lo hace con una sonrisa.

[Lee la historia completa de Sue (en inglés)]

Vive una completa experiencia gastronómica en Bamboo Delight: elige la receta, compra los ingredientes en un mercado local, cocínalos y luego disfruta de la comida.

NOTA: Este post no está patrocinado en ningún modo por el establecimiento.

Y también…

Comentarios

Un comentario

¿Te ha gustado? ¿Tienes dudas? ¡Deja un comentario!