Adiós al monasterio de los gatos saltarines de Myanmar

Uno de los lugares más visitados por los turistas en la zona del Lago Inle es el monasterio flotante de Nga Phe Kyaung, donde, hasta hace muy poco, podía verse un espectáculo de gatos amaestrados.

El templo, construído íntegramente con madera, se alza majestuoso sobre pilares del mismo material en medio de la inmensidad del lago y se hizo famoso a raíz de la viralización de las fotografías de un viajero.

Las imágenes de un gato saltando por un aro sostenido por un monje budista (ver vídeo más abajo) sirvieron de reclamo turístico para un monasterio perdido en medio del agua que, seguramente, vio como los donativos crecían al mismo ritmo que decidía aumentar el número de espectáculos al día.

La verdadera historia de los gatos del Lago Inle

Los locales cuentan que, detrás de toda esta parafernalia, simplemente hay un niño aburrido. Uno de los pequeños monjes del templo comenzó a cuidar y adiestrar una camada de gatos simplemente para pasar el rato.

Sin embargo, la afición improvisada del muchacho se hizo famosa, y el Estado birmano decidió tomar cartas en el asunto. Las autoridades prohibieron el espectáculo con los animales por considerarlo un trabajo inapropiado para los monjes.

Ahora bien, los gatos no se han marchado del monasterio y los monjes han encontrado una manera de seguir atrayendo a los turistas. A cambio de una desinteresada donación, es posible sentarse sobre las alfombras tendidas en el suelo a disfrutar de un té junto a un cuenco de pienso para alimentar a los felinos.

Pese a toda la parafernalia en torno a Nga Phe Kyaung, el templo es un lugar de visita obligada en la zona del lago para cualquier viajero. Ya no tanto por los animales como por la majestuosa espectacularidad del edificio.

Comentarios

Un comentario

¿Te ha gustado? ¿Tienes dudas? ¡Deja un comentario!