Guía para visitar Bagan, el monumento más sorprendente de Myanmar

Anochece en Bagan, y lo vemos desde la cima de uno de sus más de 2.500 templos. Un lugar sagrado, centenario y mágico, que no puedes pasar por alto en tu visita a Myanmar.

La mejor forma de
visitar Bagan es
alquilando una motocicleta.

Aunque, a priori, Bagan puede parecer un lugar a evitar si quieres mantenerte alejado de los turistas, este enclave en la planicie central del país en una visita obligada en cualquier recorrido por Myanmar.

La forma más rápida de llegar es en avión, aterrizando en el aeródromo de Nyaung U, pero también se puede llegar en coche o autobús, e incluso por barco, navegando desde Mandalay.

Llegues de la forma que llegues, para acceder a las ruinas, es necesario pagar 2.500 kyat (20 €) y conservar la entrada, que puede ser requerida en cualquier momento.

De templo en templo

La zona arqueológica de Bagan ocupa una extensión de 40 kilómetros cuadrados a 305 kilómetros al suroeste de Mandalay. En ella hay mas de 2.500 templos budistas levantados entre los siglos X y XIV d.C. por los reyes que gobernaron la zona.

Aunque Bagan ha sufrido saqueos y terremotos, desde 1975, la Unesco se ha involucrado en el mantenimiento y restauración de los templos para evitar la utilización de materiales modernos que estaba haciendo el gobierno de la junta militar. Sin embargo, la organización no ha conseguido que este fabuloso enclave pase a formar parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad.

+  La Granada islámica: Albayzín y Mirador de San Nicolás

El pueblo de los mochileros

El área de Bagan, a orillas del río Ayeyarwaddy, se divide en tres zonas. El viejo y el nuevo Bagan y el pueblo de Nyaung U. Mientras las dos primeras están reservadas a los grades hoteles y complejos turísticos, la tercera es el lugar donde confluyen todos los mochileros. Nosotros elegimos el hotel New Park, recomendado en la guía de Myanmar de Lonely Planet.

Dada la gran extensión de terreno y la aridez del mismo, la mejor forma de visitar Bagan es alquilando una motocicleta. Los extranjeros solo tenemos acceso a vehículos eléctricos y podemos alquilarlos en casi cualquier hotel.

Una vez pertrechados con nuestra motocicleta, podremos ir de templo en templo, accediendo al interior de la mayoría de ellos y visitando alguno de los pequeños asentamientos que hay en la zona. Un consejo, lleva mucho agua y ten cuidado con el sol.

Insólitas puestas de sol

Por último, otra de las actividades estrella en Bagan es ver el atardecer y sobre todo el amanecer desde alguna de las pagadas y templos. Shue San Daw Pagoda y la Dhammatangyi son las más concurridas para disfrutar de un verdadero espectáculo de la fusión entre el hombre y la naturaleza.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comentarios

3 comentarios

¿Te ha gustado? ¿Tienes dudas? ¡Deja un comentario!