Rock of Cashel, un castillo de leyenda

Situado a medio camino entre Dublín y Cork por las autopistas M7 y M8, Rock of Cashel (en el pueblo homónimo) es un conjunto de ruinas históricas con más de nueve siglos de antigüedad que traslada al visitante a otro tiempo, a una era de reyes, batallas y leyendas.

A lo largo de la carretera, el viajero localizará muchos carteles con el nombre “Rock”, seguido del pueblo en el que se encuentran, para marcar el desvío hasta el susodicho castillo.

En Irlanda hay tantas ruinas medievales como pueblos, sin embargo, Rock of Cashel, que también es conocido como St. Patrick’s Rock, es particularmente especial por ser el lugar en el que el patrón de Irlanda convirtió al cristianismo al rey Munster.

Cual salido de un capítulo de Juego de Tronos, los incompletos muros de piedra de Rock of Cashel se erige en lo alto de una colina del condado de Tipperary.

Rodeado de tumbas y con unas magníficas vistas sobre el valle, el complejo, que pasó de ser castillo a centro religioso, cuenta con una torre circular de 28 metros de altura, una catedral y una capilla construidos entre los siglos XII y XIII, aunque existen restos que remontan el origen del lugar hasta el siglo V.

El sitio puede visitarse durante todo el año desde las nueve de la mañana hasta las 16:45 o las 18:15 (según la estación), siempre que no haga demasiado viento o llueva en exceso. La entrada cuesta 7 euros, 5 para los jubilados y 3 para los estudiantes.

Comentarios

¿Te ha gustado? ¿Tienes dudas? ¡Deja un comentario!