Londres imprescindible. Lo mejor de Londres, a pie, en dos días

Londres es una ciudad inmensa, con 1572 kilómetros cuadrados, su superficie es algo más del doble de la de Madrid. No obstante, si tienes poco tiempo, la mejor alternativa es recorrerla a pie, ya que sus principales atractivos turísticos están relativamente cerca unos de otros. Para dar algo de descanso a nuestros pies, mejor que el metro (que deja mucho que desear) utiliza el autobús y, ya de paso, aprovecha para ir viendo el paisaje.

Para ver lo más importante de Londres en un par de días, fijaremos nuestro punto de partida en la estación de Waterloo. Desde allí, caminaremos hasta las Houses of Parliament y, después, hacia Westminster Abby para cruzar St. James’s Park y llegar hasta Buckingham Palace. Si quieres ver el cambio de guardia, tendrás que estar aquí antes de las 11:30.

Desde el mercado, baja en dirección a Leicester Square y atraviesa Chinatown y el Soho para terminar bajo las pantallas de Picadilly Circus y Oxford Street. Con esto, habremos completado el primer día de ruta y será un buen momento para hacer compras por la zona.

A la orilla del Támesis

Durante la segunda jornada, caminaremos pegados a la orilla del Tamesis, donde se acumulan la mayor parte de los atractivos de la ciudad. Como en la primera parte, comenzaremos a caminar desde Watwrloo, sin cruzar el puente, en dirección al London Eye y el Aquarium. Las vistas desde la noria son relativamente espectaculares y el acuario merece poco la pena, por lo que mi consejo es que no te detengas más de lo necesario y sigas andando hacia el National Theatre. Al sobrepasar este edificio, estarás entrando en el South Bank, una de las áreas de moda para salir a tomar algo, muy concurrida durante el día por skaters.

+  Seis cosas que hacer en Bangkok en 48 horas

Siguiendo en línea recta, llegarás a la entrada de la Tate Modern, donde puedes aprovechar para hacer algunas fotos desde su terraza gratuita y, después de echar un vistazo al Globe Theatre (el teatro de Shakespeare), habrá llegado el momento de cruzar el río por el Millennium Bridge. Esta calle desemboca, a su vez, en St. Paul’s Cathedral, desde donde también hay unas buenas vistas, en este caso, de pago.

Tras esta caminata, te aconsejo que tomes un bus hasta Bank o, mejor aún, hasta Tower of London. La visita al castillo no es muy intersante, y solo te la recomiendo si quieres ver las joyas de la corona y la cámara donde se custodian. Sigue un poco más adelante y cruza el mítico Tower Bridge (también puedes hacerlo por su pasarela superior por un módico precio) y baja hacia abajo, por la orilla del río, hasta el Town Hall y The Shard, el edificio que alberga el mirador más alto de Europa.

Con esto, ya habrás visto lo imprescindible de Londres. Si el tiempo acompaña, es una buena idea tomar alguno de los barcos que recorren el río y hacer este camino a la inversa. Además, no puedes dejar de ver Portobello y Nothing Hill, Candem, Brick Lane, Harrods, el Natural History o el British Museum… Lo básico ya lo tienes, ahora es momento de explorar.

Comentarios

Un comentario

¿Te ha gustado? ¿Tienes dudas? ¡Deja un comentario!