¿Qué ver en Kioto?: Tres rutas de templos

Visitar todos los templos de Kioto en un solo viaje a Japón puede parecer una tarea imposible. Sin embargo, sí es fácil agrupar los mejores que puedes ver en la segunda ciudad más importante del país del sol naciente en tres rutas elegidas por su proximidad geográfica. 

Cada una de estas tres rutas puede hacerse en un solo día (con mucha intensidad) o partirse en dos para hacer visitas más relajadas o detenerse más en la historia y el significado de cada enclave. 

Además, dependiendo de la ubicación de tu alojamiento en Kioto, podrás elegir cuál hacer primero. Los recorridos son cerrados, pero totalmente intercambiables. Así, puedes dedicar media jornada a partes distintas de la ciudad o exprimir a fondo cada rincón de alguno de los barrios de Kioto en un único día. ¡Tú decides!

Qué ver en Kioto 1 – Fushimi Inari + Kiyomizu-dera

Comenzamos esta ruta con el que seguramente es el santuario más visitado y más fotografiado de Kioto: Fushimi Inari Taisha. Escenario de películas como Memorias de una Geisha, es una delicia perderse entre sus interminables hileras de toris bermellón en un cómodo ascenso por la ladera de la montaña, que culmina en unas inmejorables vistas de la ciudad. 

Es recomendable madrugar para evitar las aglomeraciones y aprovechar el frescor de las primeras horas del día para subir las largas escaleras de la montaña. El bullicio estará esperándote cuando desciendas. 

Entrada al santuario sintoísta de Fushimi Inari-taisha.
Entrada al santuario sintoísta de Fushimi Inari-taisha.

A continuación, pondremos rumbo al templo To-ji, para ver su estupa de cinco pisos y 22 metros de altura. 

Ten en cuenta que, si tu visita coincide con el día 21 del mes, en To-ji se celebra un mercado de pulgas con antigüedades, ropa, juguetes, plantas, etc. que no puedes dejar pasar por alto.

Desde aquí, la siguiente parada en Sanjusongen-do, también conocido como el templo de las 1.000 estatuas. Un impresionante edificio de madera en el que podrás pasear entre un millar de representaciones de la diosa Canon. 

Además, si viajas a Tokio en el mes de enero, puedes reservar esta visita para el domingo más próximo al día 15. En esa fecha Sanjusongen acoge una competición de tiro con arco

Después de comer será el turno de Kiyomizu-dera. Un conjunto monumental religioso en el que el agua tiene un gran protagonismo. 

Este es el lugar indicado para comprar amuletos y participar de los ritos y supersticiones como un japonés más. Mi recomendación es que reserves toda la tarde para este lugar, porque en él también se encuentra el sorprendente Tainai-Meguri

Una de las pagodas del templo budista de Kioto Kiyomizu-dera.
Una de las pagodas del templo budista de Kioto Kiyomizu-dera.

Templos de Kioto 2 – Pabellón dorado, jardín zen y bambusal de Arashiyama

El sol de la mañana es la luz perfecta para contemplar el Kinkaku-ji, un templo que, por su cubierta de pan de oro, ha sido rebautizado como el pabellón dorado. 

+  Los miradores de Lisboa

Sin embargo, más allá del edificio, la grandeza de Kikaku-ji reside en la belleza de los espectaculares jardines de estilo tradicional que lo rodean. 

Desde aquí, no queda lejos Ryoan-ji, hogar del jardín zen más visitado de Kioto.

El templo Kinkaku-ji o pabellón dorado de Kioto (Japón).
El templo Kinkaku-ji o pabellón dorado de Kioto (Japón).

Cabe destacar que, además de disfrutar de estos dos templos por la mañana, se puede aprovechar para degustar un rico desayuno en el salón de té del pabellón dorado. Sin duda, una experiencia inmejorable. 

Después de esta visita, puedes aprovechar el resto de la mañana para explorar otros atractivos de Kioto más allá de los templos. Por la tarde nos trasladaremos a las afueras de Arashiyama en busca de cabezas de piedra y un bosque de bambú. 

La primera parada es Otagi Nembutsu-ji, un templo enclavado en mitad de la montaña que destaca por sus cientos de figuras de monjes de piedra en diferentes posturas y expresiones que representan una ofrenda muy divertida de ver en un entorno inigualable. 

Te aseguro que perderás un buen rato haciendo fotos a las distintas caras y escenas que representan las estatuas. 

Esculturas del Otagi Nenbutsu-ji de Kioto.
Esculturas del Otagi Nenbutsu-ji de Kioto.

Cuando hayas terminado, será hora de bajar de las alturas para perderse en el bosque de bambú de Arashiyama, donde también podrás encontrar barrios pintorescos y algún que otro pequeño templo escondido. 

Bosque de bambú de Arashiyama (Kioyo).
Bosque de bambú de Arashiyama (Kioyo).

Ruta 3 – El paseo de la filosofía y la calle más bonita de Kioto

En esta jornada disfrutaremos de dos templos y del barrio más famoso que ver en Kioto: Gion.

Sumergido en un espeso manto de musgo, Honen-in es la primera parada de esta tercera ruta. Además de pasear por sus jardines, uno húmedo de musgo y otro seco de arena blanca, no dejes de recorrer el pequeño cementerio que hay a su entrada. 

Jardines del templo budista Hōnen-in (Kioto).
Jardines del templo budista Hōnen-in (Kioto).

A pocos pasos de aquí está el Ginkaku-ji o pabellón de plata -que, efectivamente, es el hermano menor de Kinkaku-ji-. Un poco más abajo podrás caminar por el sendero de la filosofía, Tetsu-gaku-no-michi, especialmente bonito durante la sakura, cuando los cerezos están en flor. 

Sendero de la Filosofía (Kioto).
Sendero de la Filosofía (Kioto).

Finalmente, puedes pasar la tarde en Gion para absorber la esencia del Kioto más tradicional, intentar ver alguna geisha y localizar Ishibei-Koji, que ha sido denominada la calle más bonita de la ciudad. 

Comentarios