Núremberg: una ciudad testigo de la historia

Marcada por la historia reciente de occidente, Núremberg, en el sudeste de Alemania, es una ciudad de origen medieval con una amplia oferta cultural. Desde recintos y museos de carácter histórico, hasta zonas de ocio familiar, pasando por la ineludible cerveza de la región.

Para realizar nuestro recorrido por Núremberg, comenzaremos visitando el Zeppelin Field. Este es el recinto en el que el partido Nazi realizaba sus marchas y convenciones anuales. Luego cruzaremos la ciudad hasta el Palacio de Justicia, para visitar la sala de los célebres Juicios de Núremberg.

A continuación, buscaremos una alternativa de turismo familiar en la conocida como Torre de los Sentidos. Más tarde, subiremos a lo alto del castillo medieval de la ciudad. Y, finalmente, recorreremos una de las muchas bodegas subterráneas para degustar la exquisita cerveza local.

La tribuna de Hitler

Zeppelin

Ubicado a las afueras de la ciudad, el Campo Zeppelin es una tribuna de 360 metros de longitud. Esta edificación forma parte de los terrenos que el partido Nazi erigió en la ciudad para albergar sus convenciones anuales.

Inspirada en el Altar de Zeus en Pérgamo, la estructura estuvo completamente forrada de mármol y adornada por columnas que se han ido desmantelando con el tiempo por motivos de seguridad.

Además, la construcción estaba culminada por una enorme esvástica, que fue volada por las tropas estadounidenses cuando tomaron la ciudad.

Cerca de este punto, se encuentra lo que iba a ser el Palacio de Congresos del partido. Una estructura que aspiraba a superar en dimensiones al Coliseo de Roma. Tenía cabida para 50.000 espectadores y hoy alberga una exposición sobre las causas y las consecuencias del nazismo en Alemania.

Sobre la memoria histórica

Cuando uno viaja a Alemania, se da cuenta del esfuerzo que han hecho los gobiernos del país por concienciar a la población sobre lo ocurrido. Al mismo tiempo, descubre la difícil relación que los alemanes mantienen con su historia.

La restauración del Zeppelin, por ejemplo, no se ha llevado a cabo aún por el conflicto que representa la utilización de dinero público para preservar un símbolo del nazismo. Además, se cree que podría convertirse en un centro de peregrinación.

+  Myanmar, el país de las sonrisas

Por suerte, parece que Alemania se decanta por la memoria histórica entendida como aprendizaje del pasado y no como una herramienta para borrarlo.

Alemania se decanta por la memoria histórica como aprendizaje del pasado y no como una herramienta para borrarlo.

Los juicios de Núremberg

Núremberg

A seis kilómetros del Zeppelin se encuentra el Palacio de Justicia. Este edificio alberga el Memorial de los Juicios de Núremberg.

La famosa sala 600 sigue estando en activo. Sin embargo, algunas de las reformas que se hicieron para acoger los juicios de 1945 han sido eliminadas. Aún así, conocerla es una lección de historia excepcional.

La visita incluye, además, un museo que ofrece una narración cronológica de los acontecimientos que no puedes dejar pasar.

El procedimiento, que atrajo la atención mundial, duró 11 meses y en él se juzgó y condenó a 24 exdirigentes del Partido Nazi por crímenes de guerra, contra la paz y contra la humanidad.

Museo de la Torre de los Sentidos

Dejamos por un momento la historia para visitar un lugar capaz de despertar todos nuestros sentidos. Ubicada en pleno corazón de Núremberg, la Torre de los Sentidos es un museo diseñado para toda la familia en el que descubrir cómo funciona nuestra vista, nuestro gusto o nuestro tacto a través de trucos y trampantojos.

No muy lejos de aquí se encuentra el Castillo de Núremberg: un lugar ideal para ver atardecer.

Finalmente, no podíamos marcharnos de Núremberg sin probar la cerveza alemana. Lo hacemos en la cervecería Altstadthof. Esta fábrica cervecera y destilería de whisky ofrece tours guiados por sus centenarias bodegas subterráneas que terminan con una degustación de sus productos.

Comentarios

¿Te ha gustado? ¿Tienes dudas? ¡Deja un comentario!